Esta Instalación Permitió al usuario un ahorro significativo en su vivienda adosada sustituyendo su caldera de gas propano por una caldera de biomasa con un gasto mensual de 120 euros en combustible y un confort climático de la vivienda aceptable en un entorno frió.